10/3/16

Absuelven ecologista por difamación, daños y perjuicios.

• Ecologista demandado probó sus denuncias
• Juzgado condenó al demandante al pago de costas

Con una contundente resolución del Juzgado Civil del I Circuito Judicial de la Zona Atlántica del 8 de marzo en curso, se archivó la amenaza de un poderoso empresario limonense contra el ambientalista Marco Levy Virgo (c.c. Marco Machore) al que había demandado por la suma de ¢50 millones (cincuenta millones de colones).

Johnny Fung Acón
El demandante, Johnny Fung Acón, representante y propietario de un consorcio de empresas
caribeñas entre ellas: Agencia DDC, S.A.; Servicentro Costa Caribeños S.A.; Solisa, S.A. y Tecsol, S.A., interpuso una demanda en el 2015 contra el ecologista Marco Levy, reclamándole el pago de la millonaria suma por concepto de “daño moral y de imagen corporativa” ocasionados a las empresas citadas y a su honor personal, en virtud de expresiones y afirmaciones difamatorias que el ecologista supuestamente había proferido contra él y sus empresas.

Es muy conocido en nuestro medio el recurso a las amenazas y las demandas millonarias que hacen los empresarios, en contra de ecologistas que se oponen a prácticas ilegales y dañinas para el ambiente; estas demandas y amenazas de todo tipo, son una suerte de bozal o tapabocas que desean imponerle a los ecologistas, para que cesen en sus luchas ambientalistas. Si se analiza bien, una demanda por ¢50 millones es una razón suficiente para acallar la voz y la conciencia de cualquier ecologista en nuestro país.
No obstante, durante el curso del litigio, el demandante Fung Acón no pudo aportar ni un solo documento probatorio de los supuestos daños causados, ni tampoco el testimonio de sus dos altos funcionarios aportados como testigos al expediente fue recibido por el Juez, quien dijo en la sentencia que el testimonio de David Vargas González y José Luis Vásquez Mora, “a este Tribunal no le merece valor probatorio dichas deposiciones, dado que es evidente que el formar parte de las sociedades, sus testimonios pueden ser subjetivos e incluso complacientes, aunado a ello, sus declaraciones no aportan ningún elemento probatorio...”

Servicentro Costa Caribeños en Moín de Limón que estaba contaminando el subsuelo.

La demanda se originó en las denuncias ambientales que interpuso Marco Levy ante la Dirección General de Transporte y Comercialización de Combustibles (MINAE), por un derrame de combustibles que se estaba presentando en la estación de servicio Servicentro Costa Caribeños (propiedad del demandante Fung Acón) en Moín de Limón y que estaba contaminando el subsuelo, creando un grave peligro de contaminación para el Acuífero Moín que discurre debajo del local del Servicentro. El MINAE relizó las pruebas del caso y ordenó cerrar el Servicentro durante varios meses, mientras se corregía el problema del derrame de combustible, con la reparación de los tanques de almacenamiento de combustible de Costa Caribeños.
De esta forma, durante la Litis, quedó demostrado que la contaminación del subsuelo fue la causa del cierre temporal de la gasolinera y que Marco Levy no causó ningún perjuicio a la gasolinera, sino que el cierre del Servicentro se produjo por la misma negligencia con que se manejaba el almacenamiento de combustible y ello era responsabilidad del empresario Fung Acón y no del denunciante Marco Levy.

Para finalizar archivando la temeraria y abusiva denuncia del empresario Johnny Fung Acón contra el ambientalista Marco Levy (c.c. Marco Machore), el Juez condenó al demandante al pago de costas personales y procesales del juicio y por su parte, fuentes cercanas a Machore dijeron que se está valorando con su equipo de asesores legales, si más bien se interpone una contra demanda por denuncia calumniosa y temeraria en contra del conocido empresario limonense.

Nota de prensa de la ASOCIACIÓN PARA EL DESARROLLO DE LA ECOLOGÍA
A compartir ...